En una sociedad que cada vez necesita más recursos, y algunos son muy escasos o con dificultades para adquirirlos, ¿por qué no extraerlos de otros cuerpos que orbitan por la cercanía de la Tierra y a su vez, ayudamos a la conservación de la misma?.

Ya desde antes de la exploración espacial se imaginaban colonizaciones de mundos en los cuales los humanos aprovechaban sus recursos; o ya en las películas de ciencia ficción se han representado «naves y tripulaciones mineras». Pues bien, esa idea ha ido materializándose cada vez más rápido, por una lado con toda la experiencia acumulada en naves automáticas y las nuevas aplicaciones de Inteligencia Artificial y Deep Learning, hasta tal punto que una empresa privada china pondrá en órbita en noviembre un robot de minado espacial.

Cohete «Larga Marcha» que pondrá en órbita el NEO-1

La empresa con sede en Pekín, se enfrente a muchos grandes retos, una cantidad ingente de gasto en desarrollo e investigación, pero crea un nicho de mercado, a priori, muy rentable por la cantidad ingente de materiales raros, escasos y muy demandados por las nuevas tecnologías en la Tierra.

Origin Space, que así se llama la empresa, plantea lanzar el NEO-1, un pequeño satélite de unos 30kg para ir probando las funciones de autonomía y control a gravedad casi cero, con pruebas orbitales en la Tierra. Para el año 2021 la empresa tiene planeado lanzar un segundo satélite llamado Yuanwang-1, el cual contará con un telescopio óptico que ayudara a encontrar y monitorizar los posibles asteroides cercanos a la Tierra que puedan ser minados. Para ello Origin Space se ha aliado con CASC, el contratista espacial estatal de China. Y si todo marcha según lo previsto, esperan lanzar el NEO-2, con destino la Luna.

Asteroide Oumuamua (ESA/Hubble, NASA, ESO, M. Kornmesser)

Ahora mismo se busca dar los primeros pasos que permitan traer cantidades muy pequeñas, destinadas a la investigación científica, pero no extraer y transportar a la Tierra materias primas. Más que nada porque no hay tecnología suficiente que lo haga rentable.

El minado espacial se estima que es un negocio extremadamente de valor, ahora bien, primero hay que conseguir que sea rentable llevarlo a cabo. Puede ser una oportunidad de oro.