Imagen de campo ultra profundo del Hubble.
Hubble/NASA

La teoría vigente hasta el momento en Cosmología, es que el Universo tiende a expandirse uniformemente en todas direcciones. Este planteamiento ampliamente aceptado, es respaldado por las observaciones del la radiación cósmica de fondo. Esta radiación, remanente directo del Big Bang, refleja el estado del universo en sus primeros tiempos, cuando apenas contaba con menos de 400.000 años de antigüedad. La distribución uniforme en el firmamento sugiere que, en aquellos primeros instantes, el universo debía de estar expandiéndose con rapidez y a la misma velocidad en todas direcciones.

Radiacción de Fondo Microondas.
Plank

Pero nuevas investigaciones de la Universidad de Bonn, de más de 800 cúmulos galácticos en el universo actual, sugieren que esto no es así. Percibieron diferencias significativas, que no tendrían a priori que darse, en un supuesto universo de expansión uniforme. Usaron mediciones de temperatura en rayos X del gas extremadamente caliente de los cúmulos y compararon los datos con el brillo que mostraban. Beberían tener un brillo parecido los cúmulos con la misma temperatura y situados a distancia similar, pero percibieron variaciones de un 30% aproximadamente. Diferencias con un claro patrón en función de la dirección en que se observara el universo.

Constante de Hubble según la región del espacio.

La posibilidad de que fueran alteraciones debido a gas o nubes de polvo no detectadas, se tuvo en cuenta. Movimientos a gran escala de materia provocados por atracciones gravitatorias, también han sido descartadas. Este efecto no homogéneo en la expansión cósmica, señalan como posible causante a la energía oscura, el misterioso componente del cosmos que conforma la mayoría (alrededor del 69 %) de la energía total. Poco se sabe de esta energía, sólo que parece llevar los últimos miles de millones de años acelerando la expansión del universo.

La futura sonda Euclid
ESA

Las próximas misiones, como Euclid, diseñado para observar miles de millones de galaxias y estudiar la expansión del cosmos, su aceleración y la naturaleza de la energía oscura, buscará pruebas de que la energía oscura realmente está expandiendo el universo de forma no homogénea en distintas direcciones.

Estas investigaciones, de confirmarse, harían replantearnos el modelo cosmológico, y por ende, la evolución que ha tenido y tendrá el universo. Nuestro pasado y futuro.