Aurora boreal
NASA

Para descubrir un planeta orbitando en otra estrella, se usan dos métodos que ya hemos hablado en artículos anteriores, el método de tránsito y el de velocidad radial. Pues un equipo de científicos, utilizando el radiotelescopio LOFAR (Low Frequency Array) en los Países Bajos, ha observado las señales de auroras mediante radio.

Este fenómeno causado por la interacción entre el campo magnético de una estrella y un planeta en órbita alrededor de ella, se había planteado hace tiempo que posía ser posible descubrirse en exoplanetas, pero es la primera vez que se han podido identificar y descrifrar esas señales.

El proyecto se centró en las enanas rojas (como se está realizando en casi todos los proyectos exoplanetarios), estrellas mucho más abundantes en la Vía Láctea, pero mucho más pequeñas y frías que nuestro Sol. Esto significa que para que un planeta sea habitable, tiene que orbitar más cerca de la estrella anfitriona de lo que lo hace la Tierra, lo que significa mas posibilidad de interacción de los campos magnéticos. Estas estrellas tienen campos magnéticos mucho más intensos que el Sol haciendo que el planeta esté expuesto a una intensa actividad magnética, pudiendo calentarlo o incluso erosionarlo.

Recreación artística de la interación de los campos magnéticos en un exoplaneta
ESA

«El movimiento del planeta a través del fuerte campo magnético de una enana roja actúa como un motor eléctrico, tal como funciona una dinamo de bicicleta», dice Harish Vedantham, el autor principal del estudio de Astronomía Natural y científico del Instituto Holandés de Radioastronomía (ASTRON). «Esto genera una enorme corriente que impulsa las auroras y la emisión de radio en la estrella».

Aurora en Júpiter
NASA

«Adaptamos el conocimiento de décadas de observaciones de radio de Júpiter al caso de esta estrella», dice Joe Callingham, co-autor del artículo en Nature Astronomy. «Se ha predicho desde hace tiempo que existe una versión ampliada de Júpiter-Ío en los sistemas de planetas-estrellas, y la emisión que observamos encaja muy bien en la teoría».
Pero este fenómeno también puede producirse en el caso de un sistema binario, es decir dos estrellas orbitándose en lugar de una estrella y su exoplaneta. El equipo buscó la firma de una estrella compañera usando el instrumento HARPS-N (High Accuracy Radial Velocity Planet Searcher) en el italiano Telescopio Nazionale Galileo en La Palma, España. Estas estrellas binarias también pueden emitir ondas de radio, así que una vez descartado el sistema binario, la opción más probable es que sea un planeta similar a la Tierra, demasiado pequeño para detectarlo con instrumentos ópticos.

Auroras en Ío
Galileo Project,University Of Arizona (PIRL),JPL,NASA

El grupo se concentra ahora en encontrar emisiones similares de otras estrellas.